Museo de Sierra Hermosa, arte y esperanza en el desierto


Museo Comunitario Sierra Hermosa, Villa de Cos

Conoce el Museo Comunitario Sierra Hermosa, enclavado en el semidesierto zacatecano. Este proyecto, que ha detonado el amor por el arte y la lectura en los niños, ganó el Premio Nacional William Bullock, que otorga la Cátedra Extraordinaria de Museología Crítica William Bullock y la Federación Mexicana de Asociaciones de Amigos de los Museos AC (FEMAM).Por ubicarse en la franja del Trópico de Cáncer, en Villa de Cos, Zacatecas, el museo fue la inspiración principal del surgimiento de Trópico de Cáncer Noticias. ¡Comparte!Aquí puedes ver la nota completa:http://www.tropicozacatecas.com/2018/05/20/museo-de-sierra-hermosa-arte-y-esperanza-en-el-desierto/

Posted by Trópico de Cáncer Noticias on Saturday, May 19, 2018

VILLA DE COS. El Museo Comunitario y Sala de Lectura Sierra Hermosa surgió hace 17 años por una utopía del connotado artista plástico Juan Manuel de la Rosa, originario de esa localidad situada en las inmediaciones del Trópico de Cáncer, en Villa de Cos, Zacatecas.

Por la visión formativa integral e inherente al arte en ese recinto, así como por sus diversas acciones y aportaciones a favor de la lectura en las comunidades rurales del semidesierto zacatecano, este personaje zacatecano recibió el título nobiliario de hijo pródigo en 2000.

Sierra Hermosa cuenta con la Escuela Primaria Ramón López Velarde y la Escuela Telesecundaria Rural Benito Juárez; al salir de ahí, es un hábito para los niños y jóvenes acudir por libros a la biblioteca y, por la tarde, participar en los círculos de lectura y demás actividades.

Debido a que sólo hay nueve menores de 5 años, en la demarcación no puede abrirse un jardín de niños, ya que, según las estipulaciones oficiales, se requieren al menos 10.

Mientras eso sucede, las madres llevan a los menores al museo y biblioteca, que comenzó con 200 títulos donados por el Instituto de Cultura del extinto Distrito Federal y ahora dispone de más de 6 mil ejemplares, para leerles cuentos de la colección de Anthony Browne y de la editorial Kalandraka, entre muchos otros.

Próximamente, el acervo bibliográfico del lugar crecerá con 10 mil libros que consiguió Juan Manuel de la Rosa para llevarlos íntegramente de la Ciudad de México a Sierra Hermosa, tierra de sembradores de maíz y frijol.

Entre ellos se encuentra una amplia colección de literatura latinoamericana, con libros de Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, las obras completas de Octavio Paz y dos juegos de ejemplares de la historia del arte mexicano, de Guillermo Tovar y Teresa.

 

Premio nacional

En julio de 2017, el Museo Comunitario y Club de Lectura de Sierra Hermosa mereció el primer Premio de Museología Crítica William Bullock-Femam, y fue recibido por Natalia de la Rosa, hija de Juan Manuel de la Rosa, quien retomó el proyecto para que también se convirtiera en un espacio para enseñar artes y oficios.

El proyecto del museo y club de lectura fue presentado hace un par de meses en el Coloquio Internacional del Museo Foro, Espacios Museales para un Mundo Intolerante, en el auditorio del Museo de Arte Contemporáneo (Muac), en la Ciudad de México.

Con el Premio William Bullock-Femam se reconoce a los proyectos de museología crítica que desarrollan profesionales de museo, colectivos, artistas, curadores, gestores o investigadores, que incorporan a un museo con una comunidad específica, y se identifican los alcances, compromisos, responsabilidades e impacto social.

El premio es otorgado por la Cátedra Extraordinaria de Museología Crítica William Bullock y por la Federación Mexicana de Asociaciones de Amigos de los Museos (Femam) AC, como un apoyo de capital semilla.

Cimentación de la memoria

Natalia de la Rosa explicó que el Museo Comunitario y Club de Lectura de Sierra Hermosa, que es dirigido por Juvenal Noriega, es una herramienta radical de cimentación de la memoria, de una memoria viva, que construye de manera perpetua la identidad material de una comunidad.

La pertenencia del museo comunitario radica en que es un laboratorio de creación sensible y un espacio de investigación, que ha desarrollado un modelo de museo integral, y su propuesta parte de su propia condición histórica y realidad sensitivo-visual, para crear un modelo de estructura social y cultural que resiste ante la migración, la violencia de género, el narcotráfico, la explotación de recursos naturales y el problema agrario.

Para Natalia de la Rosa, el museo busca romper estructuras impuestas, la limitación laboral, espacios de segregación, carencia de educación, toma en cuenta radicales formatos experimentales que atienden nuevas formas de conexión, y ahí se reactivan procesos culturales relativos a la necesidades inmediatas de la población y poblados circundantes.

Surgimiento del proyecto

Sierra Hermosa forma parte de la ex hacienda que fue tomada, pero luego abandonada en los años siguientes a la revolución mexicana; en 1926 fue usada por otros propietarios, que continuaron el sistema laboral de antaño.

En 2000 surgió el proyecto comunitario Las Aureolas con una donación de 200 libros, que el pintor Juan Manuel de la Rosa impulsó como un programa alterno tras entender la cultura como un motor de estímulo de la imaginación, en el que se involucró directamente la comunidad.

Arte en las comunidades

Niños de localidades cercanas son asistentes frecuentes a la sala de lectura, como Sarteneja, La Mancha, y una primera generación del club sigue sus estudios en la UAZ, y actualmente cursa carreras profesionales.

Este sábado, como parte de las acciones de la Bienal Femsa de Arte Contemporáneo, ahora tendientes a Círculos de Lectura, en El Santero, en el Centro Histórico de Zacatecas, los estudiantes mostraron las experiencias vividas el club de lectura. El evento fue vinculado con Biquini Wax EPS.

El proyecto del museo y club de lectura se articula como un proceso de colaboración con Biquini Wax EPS, para explorar el desarrollo de programas de lectura y talleres de técnicas, tanto artesanales como informáticas, y provocar la visibilidad y resolución tanto material como intelectual de necesidades específicas ante problemas causados por la explotación minera, así como condiciones precarias de educación oficial.

Ahora, a 17 años de su creación, el Museo Comunitario y Club de Lectura de Sierra Hermosa, también conocido como Museo del Desierto, está por iniciar y, en algunos casos, ya comenzó talleres de pintura, textiles, cocina comunitaria, huertos, y también ha albergado coloquios de historia regional, actividades deportivas, teatrales, musicales, dancísticas y gastronómicas.

Por donaciones de los gobiernos municipal y estatal, se construyó una plaza pública y luego se agregó una galería anexa, la antigua escuela para los trabajadores.

Ahora es el Museo Comunitario de Sierra Hermosa, donde se alberga una colección de 25 obras donadas por artistas como Manuel Felguérez, Francisco Toledo, Pedro y Rafael Coronel, Santiago Cárdenas y Fernando de Szyszlo, entre otros.

Las magnas obras pictóricas acompañan los eventos que se realizan en ésa y otras comunidades, desde una fiesta patronal hasta un encuentro artístico-cultural en Sierra Hermosa o las localidades aledañas. Los pobladores ya se crearon el hábito de que debe haber arte en sus fiestas masivas.

Mientras tanto, en la biblioteca se otorga el préstamo gratuito de libros, y el museo de arte genera el movimiento rotativo de obras entre los habitantes, ya sea para tenerlas en casa o en pequeños comercios.

Visita de artistas e investigadores

El museo y la sala de lectura se convirtieron en un espacio de usos múltiples, donde se han impartido talleres de baile, pintura, aeromodelismo, aerobics y demás.

Por invitación de Juan Manuel de la Rosa, han acudido la actriz Diana Bracho, los integrantes de The World Orchestra y su director, Josep Vicent; Peter Florence, escritor y director del Hay Festival; y Simón Jara, impulsor del danzón en México.

Ahí tocaron las integrantes de Las Alondras Huastecas cuando eran niñas y también se recibió al escritor Juan Villoro.

En Sierra Hermosa se han organizado congresos de microhistoria, a los que asistió el historiador Homero Adame, hombre culto, especialista en Fernando del Paso, quien conoce las microhistorias y todas las haciendas de la región.

En Sierra Hermosa estuvo Arturo Cruz Bárcenas, considerado uno de los mejores cronistas y reporteros de cultura que ha tenido México, quien entrevistó a Bob Dylan, Luciano Pavarotti, Arturo Sandoval, Javier Camarena, Juan Diego Flores y a otros grandes artistas.

 Sin electricidad…

Ubicada a dos horas y media de la capital de Zacatecas, para llegar a Sierra Hermosa se debe sortear que la carretera no tiene señalización, hay una gasolinera abandonada, se tienen que transitar 10 kilómetros pavimentados, pero otros 20 de terracería, en una montaña raspada por las mineras que buscan el ónix, donde aún se asoma el fantasma de los hacendados y capataces.

Sierra Hermosa tiene aproximadamente 250 habitantes, en su mayoría personas adultas mayores o niños, ya que los jóvenes se van a Estados Unidos en busca de empleo, puesto que en su terruño, en la siembra de frijol, sólo encuentran desesperanza ante los bajos precios en que venden el producto.

En las salas del museo no se cuenta con energía eléctrica, puesto que Juvenal dejó de pagarla por los altos costos. Recordó que ahí fue una escuela y luego una caballeriza, y ahí fue donde tomó clases en su infancia.

Convivencia y formación

A 17 años de su fundación, el Museo Comunitario ha servido para que los estudiantes anhelen terminar sus carreras universitarias, ser profesionistas y, sobre todo, ser personas respetadas por su sabiduría. Esto les ha quitado la idea de irse a Estados Unidos.

Juan Manuel de la Rosa conoce a todos en Sierra Hermosa y cada que va, saluda a sus hermanos del desierto, quienes lo reciben con calidez.

A su arribo, Juan Manuel de la Rosa se empapa de alegría, pero también de tristeza cuando hay mucho frío o pega la sequía. Sin embargo, la esperanza resurge cuando su sueño utópico cada vez se cumple con la implementación de proyectos de innovación, que integran la sabiduría comunitaria, la educación, los oficios y la integración social.

Erik Flores / Tropicozacatecas.com

Síguenos en Facebook: Trópico de Cáncer Noticias.

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
  • 1.3K
    Compartido
Anterior Axis Mundi: 'Frankenstein' cumple 200 años
Siguiente ¡Santos, rey del infierno!

2 Comentarios

  1. Avatar
    Federico Priapo.
    20 mayo, 2018

    Me consta el gran amor que Juan Manuel de la Rosa profesa por su terruño, al que, cada que le es posible, ayuda a manos llenas. La lectura me remontó a muy gratos recuerdos muchos de ellos con mi querido Arturo Cruz Bárcenas (del que coincido, ha sido uno de los mejores periodistas culturales de México). Excelente reportaje.

  2. Avatar
    Angelina Ituarte Gonzalez
    26 mayo, 2018

    Mis felicitaciones al artista Juan Manuel de la Rosa y a su hija Natalia por tan grandes acciones en bemeficio de la gente mas vulneranle de muestro pais. Ojala nuestros politicos se interesaran mas en ayudar a gente en situaciones de vulnerabilidad ante este Mexico que no ve por ellos. Por esta razon admiro y felicito a Juan Manuel y Natalia por su gran desempeño en la ayuda a su comunidad. Un gran ejemplo a seguir.