Hacienda de San Mateo, entre magia y olvido


VALPARAÍSO. Uno de los conflictos histórico-sociales que aún mantienen vigente el episodio del territorio zacatecano como una Colonia de España, hoy en día recorre las sosegadas y apacibles calles de un poblado de reconocimiento nacional ubicado al noreste de Valparaíso, Zacatecas.

Se trata de San Mateo, localidad que tiene el orgullo, como pocas, de ostentar como su principal desarrollo arquitectónico una de las Haciendas más prodigiosas que se construyeron en el siglo 18 en Zacatecas.

La belleza y pasado histórico de esta joya del periodo colonial ha seducido a varios personajes y políticos de la reciente Historia de Zacatecas, entre ellos al ex gobernador Miguel Alonso Reyes, quien, al inicio de su administración, estuvo tentado a comprarla en calidad de propiedad privada, según refieren pobladores valparaisenses.

Sin embargo, desde hace unos 20 años, la Casa Grande y la Hacienda de San Mateo, Valparaíso, están deshabitadas, sin atención ni mantenimiento, hecho que no sólo ha provocado el derrumbe de muros y techos, sino que ha también dado pie a saqueos y daños en la infraestructura por quienes buscan supuestos tesoros escondidos.

San Mateo

Después de la cabecera municipal, San Mateo es la comunidad de mayor importancia de Valparaíso. Se ubica a aproximadamente 150 kilómetros de la capital del estado y su población fluctúa entre los mil y 1 mil 100 habitantes.

Para los pobladores de este lugar es motivo de orgullo haber sido cuna del ex gobernador Jesús González Ortega, quien participó activamente junto al ex presidente Benito Juárez García en la Guerra de Reforma.

Además, se vanaglorian de ser semilla donde germinó la reproducción de toros de lidia a finales del siglo 19 y principios del 20, a cargo de los hermanos Antonio y Julián Llaguno González, quienes promocionaban sus reses en plazas regionales del país.

Su infraestructura

La Hacienda de San Mateo, Valparaíso, fue construida entre los años 1736 y 1739, bajo el título de propiedad de Fernando Antonio de la Campa y Cos, coronel de infantería española que fue una de las tres personas que recibió título nobiliario en el Zacatecas colonial, otorgado por el rey Felipe quinto.

Su infraestructura prácticamente responde a la arquitectura de la Hacienda construida en el periodo colonial; en particular, ésta tuvo 25 habitaciones, patio, corredores, arquería, dos plantas, capilla, habitación de esclavos, caballeriza, corral para ganado y bodega de almacenamiento.

Los límites territoriales de esta Hacienda circundaban, por ejemplo, hasta la comunidad Lobatos, también de Valparaíso; y su extensión se cuantificaba en miles de hectáreas.

La fuente de riqueza y generación de empleos que significó para esta zona geográfica del México colonial fue motivo de que, en el siglo 18, campesinos y peones de labranza emigraran no sólo de Zacatecas, sino también de San Luis Potosí, Jalisco, Nayarit y Durango, en búsqueda de una oportunidad laboral.

La Hacienda de San Mateo fue una de 33 haciendas y 22 capillas que fueron propiedad de Fernando de la Campa y Cos en comunidades y cabeceras municipales de Durango, Jalisco, San Luis Potosí y Zacatecas.

Saqueo y estado actual

Con el movimiento de la Independencia de México, este lugar fue objeto de su primer saqueo y daño a la infraestructura; el segundo daño patrimonial ocurrió un siglo después, con la Revolución Mexicana.

A principios del siglo 20, esta propiedad fue adquirida por los hermanos Llaguno González, quienes utilizaron el casco de la Hacienda como espacio para la crianza de toros bravos.

Sin embargo, a partir de la década los años 50, el inmueble pasó a ser, hasta la fecha, propiedad de la familia Arias López, misma que se dedicó a romper muros, saquear la infraestructura, escavar y hacer socavones en la búsqueda de cofres con lingotes y monedas de oro.

El mayor saqueo que recuerda la población de San Mateo es la fachada de la Casa Grande de la Hacienda, en la que en su parte superior está labrado el Escudo de Armas de la ascendencia del conde Fernando Antonio de la Campa y Cos.

De acuerdo con el cronista de Valparaíso, Oliverio Sarmiento Pacheco, este hecho ocurrió en 1962 y fue encabezado por el ex gobernador José Rodríguez Elías, quien recientemente había tomado posesión del cargo, mismo que fue acompañado por el considerado defensor del patrimonio cultural zacatecano, Federico Sescosse Leujene.

Con la presencia policial y ante el enardecimiento del pueblo de San Mateo, el ex gobernador autorizó que fuera retirada la cantera y el portón principal de la Hacienda, misma que fue colocada en la fachada de las instalaciones que hoy albergan la Unión Ganadera Regional de Zacatecas (URGZ), a un costado de la Alameda J. Trinidad García de la Cadena, en el Centro Histórico.

Finalmente, en la década de los 90, los actuales dueños utilizaron maquinaria pesada para hacer túneles debajo del casco de la Hacienda y, particularmente de la Casa Grande, aún con la inquietud de encontrar oro en el inmueble.

En el gobierno de Arturo Romo Gutiérrez se logró que los portales del casco de la Hacienda fueran donados a la comunidad y esta área fue intervenida a través de un tratamiento en restauración.

Abandono y desolación

Con las lluvias que se han registrado en el territorio zacatecano recientemente, mismas que por su copiosidad ya dejaron incomunicadas a localidades de Valparaíso, los techos de algunas habitaciones, así como muros, colapsaron.

Dado el olvido en el que ha caído este inmueble, hoy en día sólo son rescatables cinco de las 25 habitaciones que tiene la Hacienda… pero si sigue en el abandono, pronto todo estará en ruinas.

El cronista de Valparaíso, Oliverio Sarmiento Pacheco, manifestó que la comunidad San Mateo ya tuvo un acercamiento con los dueños del inmueble con miras a ver la disposición de venta del inmueble.

Dado que el valor de venta fluctúa en los 5 millones de pesos, Sarmiento Pacheco hizo un llamado a los integrantes de las Legislaturas local y federal, así como a los gobiernos estatal y municipal, a que contemplen en el Presupuesto de Egresos 2019 un monto financiero para la adquisición del inmueble y pueda ser rescatado para uso común de la localidad.

“Existe un proyecto turístico y cultural para el caso de la Hacienda, mismo que podría detonar el desarrollo económico de la comunidad y, además, formar a los lugareños en talleres de artes y oficios…, pero aquí todo es cuestión de voluntades políticas”, refirió.

Carlos Triana / Tropicozacatecas.com

Síguenos en Facebook: Trópico de Cáncer Noticias

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
  • 885
    Compartido
Anterior Axis Mundi: Guerra sin fin
Siguiente Anuncia AMLO universidades en Mazapil, Pánfilo Natera y Pinos

DISFRUTA DE NUESTRO CONTENIDO