Zona Arqueológica Cerro del Teúl, a un solo clic


TEÚL DE GONZÁLEZ ORTEGA. A 213 kilómetros de la capital del estado, rumbo al suroeste, se mantiene erigida una pirámide de piedra que, construida en una montaña sagrada, de acuerdo a una mitología prehispánica ayudó al sol a ascender al firmamento en el primer amanecer del mundo.

A sus pies corre un canal serpenteante que simboliza la serpiente acuática del inframundo que fue vencido por el astro rey.

Éstos y otros vestigios, rescatados en la zona arqueológica Cerro del Teúl, hoy en día pueden ser observados desde celulares, tabletas o lentes de realidad virtual, mismos que ayudan a las personas a conocer a mayor profundidad cómo estaban organizados los habitantes este lugar, del que se afirma tuvo 16 siglos de ocupación ininterrumpida.

Desde su apertura al público, hace un par de meses, esta zona arqueológica, la número 191 en el país y la tercera de Zacatecas, ofreció al visitante un modo distinto de recorrer el sitio, con incorporación de dispositivos multimedia, un recurso que podría replicarse en otras regiones similares del país, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)

 

La morada de los dioses

La zona arqueológica del Cerro del Teúl se ubica en la parte alta donde termina el pueblo de Teúl de González Ortega, considerado este último como uno de los seis pueblos mágicos de Zacatecas.

En la exploración se han encontrado pinturas rupestres, por lo que se sabe que en este lugar se asentaron poblaciones nómadas. Lo que podría considerarse como su primer periodo de habitabilidad.

De acuerdo a la investigación histórica, la presencia de manantiales en la meseta media del Cerro del Teúl fue un factor decisivo en la elección de este lugar para fundar un centro ceremonial en época prehispánica, pues constituía la materialización de un altépetl o “montaña de agua”. Su nombre, Teúl, significa “La morada de los dioses”.

Tiene una explanada que abarca 45 metros de longitud por 22 metros de anchura, misma que se integra por dos pirámides, la de menores dimensiones al norte y la mayor al este. Así también tiene una gradería que, se cree, pudo usarse para ceremonias públicas en las que se conmemoraban algunos mitos de creación.

Al centro de la misma se recuperaron restos de un altar circular, y cerca de él los vestigios de un fogón.

Un pasaje conecta a la Plaza Principal con el Patio Hundido, el cual es de planta casi cuadrangular, de 2 mil metros cuadrados, y está delimitado por muros altos.

En ese lugar, se localizaron entierros con ofrendas de vasijas y objetos de cobre, así como restos de individuos, los cuales presentaban modificaciones culturales como el limado dental y la deformación craneal.

También se encuentra una Cancha del Juego Pelota, conformada por dos muros laterales y dos cabezales que forman la tradicional I latina. Uno de sus rasgos distintivos fue el hallazgo de un par de esculturas en piedra que representaban a jugadores de este deporte.

En su portal de Internet, el INAH informa que por decreto federal, un poligonal de 36.4 hectáreas en Teúl de González Ortega son consideradas con valor natural y cultural, pues en esta región se asentó una civilización en el México prehispánico.

Su rescate duró 10 años de trabajo arqueológico. Los responsables del proyecto Cerro del Teúl son los investigadores Laura Solar Valverde, junto con sus colegas Peter Jiménez Betts y Luis Martínez Méndez.

Se sabe que esta zona tuvo su apogeo entre los años 900 a 1 300 después de Cristo, periodo en el que tuvo interacción con la red de sociedades de la llanura costera del Pacífico.

Si bien, la investigación del INAH no podido determinar cómo se llamaba así mismo esta sociedad, sí ha determinado que fue utilizada en los siglos 15 y 16 por los Caxcanes. En el marco de las rebeliones indígenas de la Guerra del Mixton, los tlaxcaltecas, aliados de los españoles, quemaron el sitio en respuesta a la resistencia que ofrecieron los moradores de esta tierra.

Explora Cerro del Teúl

La utilización de recursos tecnológicos pueden representar una experiencia gratificante y enriquecedora a quienes visitan la zona arqueológica de Cerro del Teúl.

El menú es diverso: quienes tengan un teléfono celular o una tableta electrónica con sistema operativo Android, pueden descargar desde la plataforma Google Play Store la aplicación “Explora Cerro del Teúl”.

Para quienes padecen alguna discapacidad motriz, en el Centro de Atención a Visitantes está disponible un equipo de realidad virtual, tales como lentes, vídeos, modelos 3D, audios y galerías fotográficas.

Estos contenidos incluyen aspectos de la zona que ya no existen o fueron transformados, por ejemplo, contextos arqueológicos y piezas que fueron removidos para su estudio y resguardo, establece en un comunicado el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Se puede acceder virtualmente a espacios restringidos por medidas de conservación, como una tumba de tiro donde fueron enterrados algunos de los primeros pobladores de Cerro del Teúl, entre el 200 a.C. y el 400 d.C.

Pese a que se encontró saqueada, las nuevas tecnologías como la Estación Total permitieron reproducir sus dimensiones y mediante modelado 3D se realizó una reconstrucción hipotética de los enterramientos y las ofrendas dispuestas a su alrededor.

Esta puede ser una opción para visitar en el próximo periodo vacacional que se aproxima en un par de meses, o bien un domingo, día en que, por cierto, su acceso es gratuito.

José Córdova / Tropicozacatecas.com

SÍGUENOS EN FACEBOOK:

TRÓPICO DE CÁNCER NOTICIAS

 

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
  • 693
    Compartido
Anterior Axis Mundi: La colonización de América y el cambio climático
Siguiente Dos jóvenes pierden la vida en volcadura