Acuicultores zacatecanos aprenden arte japonés Gyotaku


Una versión de la Historia del Arte señala que en el siglo 16, los pescadores japoneses inventaron un método para poder evidenciar sus pescas; le llamaron Gyotaku.

En el idioma nipón gyo significa pez y taku significa impresión. El Gyotaku es una técnica tradicional de estampación de de peces. Con la idea de conservar los recuerdos de la pesca, los hombres llevaban consigo papel de arroz y tinta sumi no tóxica, que usaban para plasmar la huella de su captura.

La Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) delegación Zacatecas promovió un taller de Gyotaku dirigido a propietarios de granjas acuícolas de Zacatecas con la finalidad de que aprendieran esta técnica.

La delegada de Conapesca, Lorena Alvarado Ramírez, informó que además de interiorizar a los acuicultores zacatecanos con actividades inherentes a este oficio, también les permitirá a los microempresarios utilizar la técnica para la venta de pescados en temporada de semana santa, que está por iniciar.

 

¿Cómo se trabaja el Gyotaku?

El Gyotaku es una técnica artística que se trabaja en función de la propia investigación y sentido de expresión de cada artífice.

Generalmente se trabaja al colocar un pescado en una superficie plana de madera y, con alfileres, se fijan las aletas. Luego se limpia todo con una esponja húmeda y se deja secar.

Existen dos métodos para llevar a cabo la impresión:

El primero es colocar una hoja de papel de arroz o una tela húmeda encima del pescado y, sobre ésta, utilizando un algodón envuelto en tela de seda, se esparce la tinta sumi por toda la superficie del pez. Posteriormente, se retira el papel o tela con mucho cuidado para que no se rompa.

En el segundo, la tinta se aplica directamente al pez, y luego se coloca sobre éste el papel de arroz o tela húmeda, presionando ligeramente para que se transfiera la imagen con todos sus detalles —como el tamaño, la silueta, la textura de las escamas y la transparencia de las aletas.

De acuerdo Zaira Torroella Posadas, en un artículo publicado en la revista bicoalú, el artista puede decidir dejar la impresión en tinta sumi pura. Pero también es posible pintar los ojos, añadir color y retocar detalles de las escamas y las aletas. La obra se finaliza con un sello o anotación sobre el tamaño, peso y especie del pez en cuestión.

 

 

Instrucción a acuicultores zacatecanos

El taller de Gyotaku fue impartido por el artista plástico Fernando Jiménez Luévano, originario de Ojocaliente, quien ha participado en más de 100 exposiciones colectivas en África, España y América; es considerado un investigador de técnicas antiguas de impresión y grabado.

Los acuicultores zacatecanos recibieron la instrucción para apropiarse de los conocimientos y técnicas elementales para hacer un Gyotaku por sí mismos, intercalando colores y matices. Los pescados que utilizaron son los mismos que cultivan en sus granjas.

Esta técnica artística de origen japonés no sólo les permitirá ofertar su producto de una manera particular, sino también les permitirá replicar los conocimientos aprendidos entre al personal a su cargo.

 

José Córdova / Tropicozacatecas.com

 

SÍGUENOS EN FACEBOOK:

TRÓPICO DE CÁNCER NOTICIAS

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
  • 184
    Compartido
Anterior Impulsan a jóvenes como estrategia de prevención del delito
Siguiente Recuerdan memoria del general J. Jesús González Ortega