Fraccionamiento Octavio Paz, marcado por la corrupción


GUADALUPE. A nueve kilómetros de la cabecera municipal de Guadalupe, rumbo al sur, se escribe una de las muchas historias similares que para la posteridad marcarán esta época de Zacatecas y de México.

Ésta trama, como las muchas otras que han ocurrido, también tiene sus personajes, su contexto y motivo: se desarrolla en el fraccionamiento Octavio Paz, involucra a 120 familias e igual número de viviendas, así también a una constructora particular y a un gobierno municipal.

Como elementos secundarios que dan fondo que incluso guían el sentido de la trama de esta historia, figuran la corrupción, promesas incumplidas, vulnerabilidad de la norma y la zozobra ciudadana.

Este caso brotó a raíz de una denuncia ciudadana realizada ante los medios de comunicación locales, en la que propietarios de viviendas solicitaban al ayuntamiento de Guadalupe la dotación de servicios al fraccionamiento Octavio Paz, ubicado en la comunidad La Zacatecana.

 

Así comenzó la historia

El 13 de julio de 2018, el gobierno municipal de Guadalupe, encabezado entonces por Samuel Díaz Soto, realizó un evento público en el fraccionamiento Octavio Paz para entregar 118 viviendas a sus propietarios.

En el acto, el edil destacó que con el programa de vivienda se benefició a trabajadores de la Dirección de Seguridad Pública y de barrido manual de esta institución.

En una parte de su discurso mencionó que “es una acción justa para quienes no cuentan con certidumbre, con esta medida contribuimos a generar un patrimonio para esas familias que debido a su situación socioeconómica hoy no cuentan con una vivienda”.

El anuncio fue bien recibido por la ciudadanía guadalupense y del Estado, particularmente porque fue presentado como una causa justa y social para un sector de la población que siempre se ha mantenido en el último peldaño de la pirámide laboral de la sociedad.

María Eva Pérez, una de las propietarias de vivienda, comentó en una denuncia realizada a medios de comunicación que su vivienda le fue entregada con la promesa de que para el pasado 15 de septiembre estarían todos los servicios públicos.

Sin embargo están por cumplirse siete meses de esa promesa y aún siguen sin agua potable, sin electrificación, sin pavimentación, sin seguridad pública, sin red de drenaje.

La denunciante refiere que seis de las 120 viviendas que hay en este fraccionamiento están habitadas, así, en esas condiciones, sin servicios públicos. “Nos fuimos a vivir allá por necesidad; vivimos con miedo y también con muchas carencias”

Otra problemática que enfrentan las seis familias que viven en este fraccionamiento es que las casas no fueron realizadas con calidad en la construcción, pues las viviendas se están cuarteando e incluso se gotean.

 

Así se desarrolló la historia

El fraccionamiento fue construido en la administración municipal anterior y con ello se debió de tener un expediente correspondiente a la construcción en lo general y lo particular de cada vivienda.

Sin embargo no fue así. En el departamento de Fraccionamientos del Ayuntamiento de Zacatecas no existe expediente ni registro sobre la licencia de construcción. Se desconoce si realmente los hicieron o bien, si lo hicieron y luego los sustrajeron.

Tampoco se tiene registro de un convenio de la empresa constructora del fraccionamiento Octavio Paz y el Ayuntamiento de Guadalupe, así también falta la documentación de los convenios en lo particular con cada propietario de vivienda.

Se desconoce quién fue el director de obra o si es que lo hubo, tampoco hay un documento que garantice la seguridad estructural y temporal de las viviendas, así también no hay ningún registro de la licencia de ocupación emitida.

De lo que sí hay registro es de un recurso federal de 10 millones de pesos que fue etiquetado al Ayuntamiento de Guadalupe  para dotar de los servicios básicos a este fraccionamiento, no obstante del  económico sólo fueron ejercidos 3 millones de pesos y se desconoce el destino del otro tanto

Para el Ayuntamiento de Guadalupe el estatus jurídico de estas viviendas es de carácter “inhabitable” porque no hay servicios.

En el Departamento de Fraccionamientos de esta municipalidad están a la espera de conocer los términos en los que se firmó el contrato de construcción de vivienda, toda vez que aún queda pendiente saber a quién le corresponde la construcción de banquetas, guarniciones y pavimentación de calles, un aspecto que se cuantifica en millones de pesos.

Así se encuentra la historia

El actual presidente municipal de Guadalupe, Julio César Chávez, manifestó que este fraccionamiento se planeó construir para trabajadores de este ayuntamiento, particularmente para aquellos que ganaran menos de 5 mil pesos mensuales, según una convocatoria que fue emitida en la anterior administración.

“Pero ello no se cumplió. Los beneficiarios fueron familiares de exregidores, exiderectores, exsubdirectores, ex jefes de unidad, exdiputados, también la adquirió gente que pertenece al ayuntamiento pero que ganaba más de 5 mil pesos al mes”, refirió.

Así también destacó que “de acuerdo a la revisión que hemos emprendido, llevamos detectados 68 casos de personas beneficiarias que no acreditaron con los requisitos establecidos con la convocatoria, con lo que se dejó fuera a policías y hormiguitas”

El alcalde mencionó que también tiene conocimientos de personas a quienes les pidieron 5 mil pesos adicionales para asignarles una vivienda y de la cantidad entregada nunca recibieron un recibo. Incluso refirió que un exservidor público benefició hasta tres familiares directos con la asignación de viviendas.

Así también destacó que no existe dinero del gobierno municipal para cubrir las necesidades en servicios básicos del fraccionamiento Octavio Paz.

“Tenemos un presupuesto de 10 millones de pesos que está dirigido para infraestructura básica en zonas de alta marginación y las necesidades de ese fraccionamiento rebasan incluso el monto que tenemos destinado”, expuso.

Además mencionó que cuando la Auditoría Superior de la Federación revise la cuenta pública 2017-2018 muy seguramente encontrará esta observación

Julio César Chávez comentó que ayer atendió a las personas que viven en el fraccionamiento Octavio Paz, les explicó la situación e incluso les recomendó hacer una denuncia en el Sistema Estatal Anticurrupción.

 

Aún se escribe la historia

Los habitantes del fraccionamiento Octavio Paz, al igual que lo hizo el prócer de la literatura que dio nombre a su zona habitacional, continúan escribiendo su historia, una historia que se cimentó en falsas promesas y ilusiones sobre un logro de vida, una de las muchas historias que se viven en México.

En los habitantes de estas casas inhabitables puede leerse una frase el Premio Nobel de Literatura de 1990: “unos lloran con lágrimas, otros con pensamientos”.

Carlos Triana / Tropicozacatecas.com

SÍGUENOS EN FACEBOOK:

TRÓPICO DE CÁNCER NOTICIAS

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
  • 203
    Compartido
Anterior Oootra vez... ardieron las vigas de madera
Siguiente Previenen de delitos a alumnos de Villa González Ortega