La política vuelve a la Legislatura


La LXIII (63) Legislatura de Zacatecas finalmente dejó la condición de estancamiento. Bien se podría inscribir la leyenda “Gracias, Luis Esparza” por el encontronazo entre las dos mayorías que permiten el tránsito de los acuerdos en la asamblea: PRI-Morena.

El de Jerez inició el actual periodo de sesiones con la encomienda de funcionar como pivote de acuerdos. Empero, seguro de que el Revolucionario Institucional debía de ejercer a como diera lugar el control político estricto en el Congreso del Estado, quebró las mesas de diálogo con la Regeneración Nacional, y la Legislatura se empantanó.

La repartición de las comisiones de Planeación, Presupuesto y Finanzas, así como de la de Régimen Interno y Concertación Política fue el primer punto de quiebre entre las fuerzas políticas. Sin la inclusión de los votos de la Cuarta Transformación, el ambiente legislativo comenzaba a mostrar signos de intransigencia y mínima gobernanza.

Aferrado a la idea de que un PRI impositivo era la mejor forma de mostrar la fuerza política de la bancada, Luis decidió continuar con el reloj legislativo sin tomar en cuenta a la oposición. Así llegaron los tiempos definitorios y la bancada del partido en el gobierno no lograba desahogar los nombramientos pendientes en el IZAI, ASE y CDHEZ.

Sin interlocución condescendiente, los circuitos políticos en la Legislatura se apagaron. No fue sino hasta hace un par de semanas que en los pasillos de gobierno del estado se formuló la necesidad de encontrar salidas alternativas al escenario que Luis había llevado a la mesa.

Entre las opciones, el relevo de Esparza Olivares tanto en la CRICP como en la coordinación de la bancada tricolor fue una condición terminante. En los hechos, Luis dejó de ser un referente entre la bancada de Morena desde hace un par de semanas.

En su lugar, el secretario general de Gobierno, Jehú Eduí Salas Dávila, reabrió las negociaciones con Jesús Padilla Estrada para reencauzar la contextura política de la Legislatura. Un PRI-Mor a la zacatecana, ineludible por las condiciones en que persiste la representación popular plural en el Congreso, donde, finalmente, los acuerdos se consensan y se cumplen.

Las mesas de diálogo entre Padilla Estrada y Salas Dávila llevaron a buen puerto. El PRI cedería la coordinación política de la Legislatura, en la figura de la CRICP, y, a cambio, Morena respaldaría la ratificación de Raúl Brito Berumen en la Auditoría Superior del Estado (ASE).

Lo mismo en el caso de la designación de Fabiola Torres Rodríguez como nueva integrante del pleno del Instituto Zacatecano de Transparencia, así como la elección de Esthela Berrún Robles -comadre de la ombudswoman, Ma. de la Luz Domínguez- dentro del consejo consultivo de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

El reconocimiento al trabajo del coordinador de bancada con pleno poder de decisión otorgado por Ricardo Monreal Ávila y el discreto secretario de Gobierno, Jehú Eduí, llegó el pasado martes 9 de abril, cuando los legisladores de oposición, previo al inicio de la sesión del día, recibieron la instrucción del senador fresnillense para dar “luz verde” a las designaciones pendientes.

“Hoy se votan los pendientes”, dijo el ex gobernador a sus pupilos. La invitación corrió también para legisladores de otras bancadas que mantienen común acuerdo con el grupo monrealista. Hasta entonces, el ambiente parecía deslizarse en el plano del entendimiento.

Fue el reclamo de Gabriela Evangelina Pinedo Morales al todavía coordinador del PRI para que en los acuerdos se incluyera la comisión de Ecología y Medio Ambiente -la petista reclama que no ha podido sesionar por falta de quórum- que los coordinadores nuevamente envían señales de confusión y dejan para otro día los consensos que ya habían alcanzado Padilla y Salas.

De tal forma, no fue sino hasta este jueves que los engranajes políticos de la LXIII Legislatura se reactivaron, con el voto en abstención de Luis Esparza para no dejar la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política, cláusula vital que el jerezano no pudo superar.

No sería la única derrota del diputado de mayoría relativa por el Distrito X. El relevo en la coordinación de la bancada tricolor es un hecho, y se valoran perfiles para ocupar el puesto que Esparza Olivares no supo aprovechar por falta de olfato y talento político.

El relevo en la Legislatura le sigue a los traspasos en Sedesol estatal. La salida de Ana Cecilia Tapia González fue otra de las decisiones recientes que en gobierno del estado han asumido como un cambio de señales sin temor a advertir que, a tiempo, en política se sabe rectificar.

#Casualidades: Otro de los rubros donde la administración del contador Alejandro Tello Cristerna debería rectificar es en el de Economía. Carlos Fernando Bárcenas Pous es un elemento disruptor más que aglutinador de los gremios industriales y comerciales.

No sólo ha permitido que la consultora Karina Rodríguez, especialista en incubadora de proyectos productivos con un despacho en San Luis Potosí, entre a la operación de los créditos a pequeñas y medianas empresas.

En el monopolio que ha configurado para que la titular de la empresa “Bisnez Link México” asesore y gestione recursos de emprendedores zacatecanos, el secretario y la consultora decidieron impulsar iniciativas con calificaciones de regulares a mediocres, según el extinto INADEM.

El conflicto de interés y las concesiones otorgadas a “Bisnez Link” merecen una revisión de la administración de proyectos y recursos en el despacho de Bárcenas Pous.

A ello hay que agregar su más reciente y lamentable declaración con respecto al conflicto minero en la empresa GoldCorp, donde el funcionario se dijera “sorprendido” de que los transportistas de Mazapil -asesorados por José Narro Céspedes- bloquearan de nueva cuenta los accesos a la mina de capital canadiense. Esto seis días después de iniciado el paro de actividades.

En el gremio minero recuerdan la forma tan singular con la que Bárcenas Pous quiso vender como un evento del gobierno del estado la Reunión Internacional de Minería 2018 en Zacatecas, donde si bien la Asociación de Ingenieros y Metalurgistas recibieron un apoyo financiero para mejorar el plan de actividades del Congreso, la convocatoria de empresas, inversionistas, representantes nacionales de la minería y el gobernador de Durango, corrió por cuenta de los metalurgistas y no de la oficina de Economía, como el de San Luis quiso venderle a Tello Cristerna, situación que provocó un ambiente tenso entre ese gremio y el gobernador en medio de la fricción por el impuesto ecológico.

Twitter: @GabrielConV

Facebook.com/AgendaPolZac

Gabriel Contreras Velázquez*

*Analista político

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
  • 13
    Compartido
Anterior Que la danza fluya por tus venas
Siguiente Volcadura fatal deja dos muertos