En Morena, ¿unidad a cambio de complicidad?


En buen aprieto ha metido Ricardo Monreal Ávila a la Cuarta Transformación. Dentro de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales ya se acumulan, al menos, 60 denuncias por probable comisión de delitos electorales.

Durante el “Encuentro de Unidad”, después de las diferencias que promovió su par José Narro Céspedes para restar influencia del Grupo Zacatecas (o de la familia Monreal) en el estado de Aguascalientes, el pasado 4 de mayo, el coordinador de senadores repartió los compromisos, sí o sí, con los de su bancada.

Ahí, el de Fresnillo aseguró: “Este día hemos celebrado con los dirigentes un gran acuerdo de unidad. Ya no más pleitos internos ya se acabaron. Lo más importante es ganar el futuro de Aguascalientes.” Se refería a la dirigencia de Narro Céspedes como delegado político de Morena en aquella entidad.

Y fue más allá: “No podemos estar aislados por eso están los fundadores de Morena, yo soy fundador de Morena” dijo “y siempre que hay pleitos internos me da mucha tristeza porque no fundamos Morena para pelearnos sino para cambiar México.”

La verdadera razón para llamar a la unidad es el lento inicio en las encuestas de su candidato Francisco Federico Arturo Ávila Anaya, hasta hace poco presidente de la empresa IBN Industrias Militares. El problema: Morena en Aguascalientes supera por 10 puntos a Acción Nacional, sin embargo, esos mismos 10 puntos son los que aventaja la panista Teresa Jiménez Esquivel al empresario hidrocálido de seguridad.

Para Ricardo Monreal llevar a la presidencia municipal de Aguascalientes a Arturo Ávila es la puerta de entrada a un actor clave en materia de seguridad pública y seguridad nacional. Desarrollo de vehículos táctico-militares y otros compuestos balísticos, centros de investigación del internet de las cosas en Silicon Beach y Bélgica, ciberseguridad, equipamiento policial, proyectos de plataformas geoespaciales, e insumos militares con socios estratégicos israelíes de la empresa Plasan.

Arturo Ávila Anaya también guarda preferencia entre la milicia mexicana. En 2018 el hidrocálido ayudó a la Secretaría de la Defensa Nacional a innovar en polímeros de alta eficiencia y bajo costo para el blindaje de las camionetas en las que trasladan unidades de combate. Lo mismo que los centros de adiestramiento de tiro para capacitar las fuerzas de seguridad mexicanas o extranjeras, a través de la construcción de “retroalimentadoras de tiro” de procesamiento virtual.

En política, por el contrario, para Arturo Ávila el terreno es desconocido. Sin experiencia previa en campañas, militancia o proyecto partidista, la apuesta del senador fresnillense es convertirse en el mentor y guía político electoral del exitoso empresario, todo con miras a adquirir un “socio estratégico” que respalde su candidatura presidencial en junio 2024.

Una discrepancia salta al aire en la campaña del empresario. De acuerdo con José Narro Céspedes en su conferencia del pasado 5 de mayo, en la capital hidrocálida la diferencia entre la panista y el de Morena son 10 puntos porcentuales. No así para el coordinador de senadores, Ricardo Monreal, quien aseguró un día antes en el mitin de “unidad” que tal diferencia era tan sólo del 3%.

Sean los 10 o los 3 puntos de diferencia, ello no impidió para que el fresnillense se abalanzara a las promesas electorales: “Si ustedes le ayudan a Arturo nosotros desde México en el presupuesto vamos a ayudarle a Aguascalientes, si ustedes ganan Aguascalientes, nosotros [incluido José Narro] le vamos a ayudar a Aguascalientes a que pueda cumplir con todos sus compromisos de campaña”.

La bravura le produjo una cascada de mensajes en Twitter, donde rápidamente corrió el video en que quedó registrada la oferta de gestión presupuestal como condicionamiento del voto. Así lo confirmó el titular de la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena, Héctor Díaz Polanco, el 4 de mayo:

“No hay denuncia hasta ahora, estamos recibiendo, pero no en forma de denuncias, sino de envíos de mensajes por la red -sobre todo por Twitter- a raíz de una última declaración que hizo -más bien manifestación- en un mitin político hace unos días respecto a supuestamente el ofrecimiento del señor Monreal de apoyo a cambio de votos.”

Dos días después, José Agustín Ortiz Pinchetti titular de la FEPADE confirma lo que Díaz Polanco no pudo: la existencia de más de una cincuentena de denuncias, muchas de las cuales se realizaron de forma anónima, algunas más “francamente frívolas”, con el compromiso de la Fiscalía de impartir justicia de forma imparcial y sin realizar un exhorto a los actores políticos a conducirse con responsabilidad.

Tenga o no tenga las denuncias la Comisión de Honor y Justicia en Morena, le parezcan o no frívolas al fiscal electoral las quejas ciudadanas, en el espectro público se ha asentado la impresión del senador como si coaccionara el voto. ¿Se reflejará el pacto de unidad en Morena en las resoluciones de ambos órganos fiscalizadores?

Por lo mientras, en Zacatecas arrecia la pelea entre Saúl y David Monreal. Como dimos a conocer en el perfil de Agenda Política, un spot en forma de sátira pretende construir el tablero electoral del 2021: “Saúl ‘El Canelo’ vs David ‘El Huevón’”, y que calentó los ánimos las oficinas de Bienestar.

A ello se suman los damnificados del Coordinador Nacional de Ganadería: Cuauhtémoc Calderón Galván, Omar Carrera Pérez, Rafael Candelas Salinas y Javier Reyes Romo. El monopolio que mantiene Norma Julieta del Río Venegas sobre Verónica del Carmen Díaz Robles y la influencia que ejerce sobre David asfixia al equipo del excandidato a gobernador. En tiempo, Ricardo se los advirtió.

#Casualidades: Y por tercer jueves consecutivo, en la LXIII Legislatura de Zacatecas no se complementa el quórum para sesionar. A las y los diputados ya les gustó aquello de los fines de semana largos, aunque poco podrán disfrutarlos. La presidenta de la Mesa Directiva, la ecologista Susana Rodríguez Márquez sentenció firme: habrá descuentos para legisladores faltistas. Una medida que hacía falta en un Congreso que ha caído en el descrédito.

Pero no son los únicos que producen “pena ajena”. Nada más y nada menos que en el Senado de la República demostraron que el tsunami moreno también trajo tremendos ladrillos. Y es que la Cámara Alta aprobó un punto de acuerdo donde la legisladora Antares Guadalupe Vázquez Alatorre solicita al gobierno federal y de los estados informe:

“… sobre las medidas implementadas para garantizar la seguridad, atención médica, alimentación, estancia digna de las y los hermanos centroamericanos, ante la inminente prolongación de su estancia en territorio mexicano.”

Pequeño problema: la Ley de Migración determina que la autoridad competente para dar atención a los migrantes extranjeros en tránsito dentro del territorio nacional es el Instituto Nacional de Migración, de índole federal.

Como autoridad auxiliar de los estados el artículo 29 de la misma Ley ofrece atribuciones a los Sistemas DIF de los estados para la atención de niñas, niños y adolescentes extranjeros migrantes en condición de vulnerabilidad.

Bajo esta óptica, en Zacatecas el SEDIF de Cristina Rodríguez Pacheco y la SEZAMI de José Juan Estrada Hernández -en solidaridad pues no es atribución de la Secretaría del Zacatecano Migrante- conformaron una brigada de atención a una primera caravana de centroamericanos que teóricamente cruzarían por Zacatecas en octubre de 2018.

La decisión de los migrantes de cambiar su ruta para evitar el paso por la Sierra de Durango, esquivando así Zacatecas, obligó a desactivar el protocolo de atención masiva. A la fecha el SEDIF sigue ofreciendo ayuda a las y los niños migrantes a través de la Procuraduría del Menor y del Adolescente, mientras que el INAMI de Ignacio Fraire Zúñiga atiende la responsabilidad general de los centroamericanos en situación de repatriación.

Twitter: @GabrielConV

Facebook.com/AgendaPolZac

Gabriel Contreras Velázquez*

*Analista político

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
Anterior Alcaldes de Zacatecas recuerdan y festejan a sus madres
Siguiente “Si no les gusta, no se lo lleven”: David Monreal, en Ojocaliente