Las abstracciones de Javier Calzada


Un poder de Estado cada día más impotente. Así va, de tumbo en tumbo, la LXIII (63) Legislatura. El dinero permea por sobre la política y una vez más quedó demostrado. El zafarrancho que patrocinó ayer Francisco Javier Calzada Vázquez no tiene otra motivación que un amplio signo de pesos, seguido por una cifra de siete dígitos, para ser precisos.

El pasado 30 de abril, el pleno legislativo aprobó un punto de acuerdo en el que el diputado del ahora extinto Partido Encuentro Social solicitaba a la Secretaría de Finanzas una “readecuación” presupuestal para quitarle al Instituto de Cultura Física y Deporte del Estado de Zacatecas (Incufidez) recursos por el orden de los 6 millones de pesos.

El argumento: que “el INCUFIDEZ ha perdido todo vínculo social y ha administrado los recursos públicos de una forma que ha generado desencuentros entre el director y las asociaciones deportivas y los presidentes municipales, así como a diversos diputados que han intentado acceder a los beneficios de los recursos mencionados”.

De acuerdo con la inexistente pero pretendida “readecuación” (sic), ahora quien ejercería esos 6 millones de pesos sería la Subsecretaría de Prevención del Delito en el estado, encabezada por Armando García Neri, para invertirlos en ligas municipales del deporte con perspectiva de prevención de la violencia, y repartido por los diputados en sus municipios.

Que la relación de Adolfo Márquez Vera con las asociaciones deportivas estatales se encuentre constantemente entre tensiones, de eso no hay duda. El carácter del funcionario es antipático, agresivo, obtuso y poco dispuesto al consenso.

Sin embargo, ese no es un argumento válido (ni siquiera es un argumento, pues) para que el INCUFIDEZ incumpla con la Ley de Cultura Física y Deporte del Estado de Zacatecas, misma que establece que dependerán del instituto los programas transversales de prevención del delito en el deporte.

¿A dónde pretendía llegar Calzada cuando solicitó que la Secretaría de Finanzas “readecuara” (sic) el presupuesto de egresos del estado, que únicamente puede ser REASIGNADO por iniciativa, análisis, discusión y aprobación de la misma legislatura donde él lanza acuerdos por docena, pero sin mucho sentido? ¿El mismo Javier Calzada que fue secretario de Finanzas en el sexenio de Amalia Dolores García Medina propone algo inexistente como la “readecuación” (sic) presupuestal?

Sí, el mismo ex secretario de Finanzas que sabe, de antemano, que los titulares de las dependencias públicas son quienes ejercen el presupuesto aprobado por la propia Legislatura. Javier Calzada debió haber presentado una iniciativa para la reasignación presupuestal de los 6 millones de pesos que pretende desprenderle al titular del INCUFIDEZ para entregar una parte proporcional en los municipios de su distrito.

¿Por qué no lo hizo? Porque al mismo tiempo tendría que promover un par de iniciativas para modificar la Ley de Cultura Física y Deporte del Estado de Zacatecas, junto con las atribuciones legales de la Subsecretaría de Prevención Social del Delito, que llevarían ese dinero a la oficina de Armando García Neri, a quien ahora tendría que rogar (sin mucho éxito) por los recursos para sus ligas municipales.

No conforme con la primera negativa, y de acuerdo con lo que Javier Calzada mencionó en la conferencia de prensa del día de ayer en el pleno legislativo, un nuevo exhorto, además de abstracto y lleno de huecos informativos, pretendía revivir el tema en las mesas de trabajo dentro de la Comisión de Presupuesto, con la presencia de funcionarios (sin definir de qué áreas) de Gobierno del Estado.

Debido a la vaguedad de la nueva propuesta que ayer hizo pública, y especialmente a que el coordinador de la fracción parlamentaria del Revolucionario Institucional, Luis Alexandro Esparza Olivares, prefirió votar en contra antes que pedirle al diputado ser más preciso en sus constantes ambigüedades, el asunto fue procesado en la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política, donde obtuvo la calidad de punto de acuerdo de urgente y obvia resolución.

La sesión se reanudará el día de hoy, donde los diputados harían bien en pedirle mayor precisión al ex secretario de Finanzas acerca de los particulares a los que pretende llegar. Si es como lo manifestó en su rueda de prensa, estará presente la revisión del presupuesto transversal en lo que tenga que ver con prevención del delito, especialmente enfocado a los recursos para el deporte.

La legislatura ha marcado una tendencia definida hacia el vacío de poder y el abandono de la política. El único y último hilo de institucionalidad lo mantuvo ayer la presidenta de la Mesa Directiva, Susana Rodríguez Márquez.

La diputada apostó por la adversidad y la andanada de críticas en su contra por aparecer en la conferencia de la bancada opositora. No obstante, la presidenta no puede un día asegurar que habrá descuento a los faltistas, y al otro día guardar silencio ante el creciente número de ausencias “justificadas” de sus compañeros. En el momento en que lo haga, su presidencia dejará de tener peso.

#Casualidades: Justo cuando pensábamos que Carlos Víctor Armas Zagoya era un cero a la izquierda en la vida política de Zacatecas, el ex secretario de Agua y Medio Ambiente nos confirma que el menos uno también es un valor asignable.

Ese menos uno es el dígito que hoy le cuesta -oootra vez- a la administración de Alejandro Tello Cristerna el haberlo revivido ahora como empresario de los medios de comunicación. Y es que siempre, tarde o temprano, dentro o fuera de cualquier gobierno, Víctor Armas termina por ser un problema mayúsculo.

El convenio de Armas Zagoya con GodeZac que dio a conocer ayer la senadora María Soledad Luévano Cantú por 4.2 millones de pesos anuales, lo es también insultante para quienes buscamos todos los días rutas de información y crítica con base en argumentos y evidencias documentales, y que vemos copiado nuestro trabajo de distintas formas en EcoDiario sin el menor crédito o reconocimiento.

Claro, no se esperaba más del “exfuncionario” que incluso fusiló el nombre y el concepto de su periódico “ecológico” a una reconocida empresa informativa como lo es El Economista, en su versión española. Aunque aquello de “exfuncionario” habrá que valorarlo: ¿Víctor Armas en realidad se fue?

Twitter: @GabrielConV

Facebook.com/AgendaPolZac

Gabriel Contreras Velázquez*

*Analista político

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
Anterior Logra Zacatecas sede de la reunión de Centros UNESCO
Siguiente Andrés Manuel López Obrador prohíbe amiguismo e influyentismo