Axis Mundi: Niños migrantes, crisis humanitaria


Ahora que la Bestia Trump busca cumplir su amenaza de realizar redadas masivas contra inmigrantes indocumentados, en varias ciudades de EUA,[i] es necesario volver nuestra vista a las condiciones brutales e inhumanas en que las autoridades yanquis mantienen a los miles de personas detenidas en el intento de llegar a ese país,[ii] sobre todo los niños, quienes se encuentran severamente descuidados en circunstancias miserables, mismas que ya han provocado varias muertes.

De hecho, los abogados que visitaron una instalación de la patrulla fronteriza en Clint, Texas, han descrito celdas superpobladas, con niños encerrados sin la supervisión de un adulto o con insuficiente acceso a alimentos o duchas. Las autoridades han dicho que están tratando de proporcionar la «mejor atención posible», pero que «con urgencia» necesitan fondos adicionales para ayudar a los niños, algunos de los cuales entraron a Estados Unidos de forma independiente, mientras que otros han sido separados de sus familias. [iii]

Una de las principales causas de que estemos contemplando esta catástrofe humanitaria es el aumento en el número de personas que buscan protección en EUA, y que terminan retenidas en la frontera. No existe sólo una razón específica por la que la gente esté dejando Centroamérica y México para ir a los Estados Unidos, pero debemos citar, en primera instancia, a la violencia, como lamentablemente lo sabemos bien en Zacatecas.

«Dejamos a nuestros países bajo amenaza. Dejamos atrás nuestra casa, nuestros parientes, nuestros amigos». Maritza Flores, de El Salvador, fue una de las cerca de 1,200 personas que viajaron en la llamada Caravana Migrante a través de México en 2018, con rumbo a la frontera con Estados Unidos. «Mucha gente piensa que nos fuimos porque somos criminales. No somos criminales, somos personas que viven con miedo en nuestros países. Todo lo que queremos es un lugar donde nuestros hijos puedan correr libremente, donde no tengan miedo de ir de compras», dijo la señora Flores en ese momento.[iv]

Como ya hemos mencionado en este espacio,[v] la violencia de las pandillas está muy extendida en El Salvador y Honduras. Según las cifras más recientes de la ONU, ambas naciones poseían las dos tasas de homicidio más altas del mundo en 2016. Los grupos de derechos humanos citan la influencia de las bandas armadas que actúan con impunidad, junto con el hecho de que las mujeres y las personas LGBTI son blanco de sus ataques, como factores clave para los niveles tan altos de homicidios.[vi]

Entre los grupos más violentos se encuentra la infamemente célebre MS-13, una brutal pandilla callejera que comenzó en los Estados Unidos, pero que ahora se considera que tiene al menos 60,000 miembros en América Central. Al parecer, la banda recluta adolescentes pobres en situación de riesgo y exige que cometan asesinatos como rito de iniciación, a menudo utilizando un machete. En El Salvador, la MS-13 controla barrios enteros, por tanto, en los últimos años, ha habido un aumento significativo en el número de personas que viajan a EUA porque temen ser perseguidos por pandillas como la mencionada.

Aunque la persecución por parte de criminales no es la única razón por la que las personas de México y América Central emigran a los Estados Unidos, ya que los migrantes también mencionan la volatilidad económica de la zona, los desastres naturales y el deseo de reunirse con sus familiares. En este sentido, las personas que buscan asilo en los EUA pueden solicitar una entrevista de «temor creíble (credible fear)» si el regreso a su país pone en riesgo su vida, para lo cual, un oficial de asilo trata de establecer si su solicitud se basa en el miedo a ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, creencias políticas o pertenencia a un grupo en particular, incluida una pandilla.

En el año fiscal 2012 hubo 13,880 solicitudes basadas en «temor creíble». En 2018, según el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos, se contaron 99,035 solicitudes, y la gran mayoría se consideraron justificadas en ambos periodos.[vii] El año pasado, el mayor número de solicitudes de asilo por «temor creíble» provinieron de ciudadanos originarios de Guatemala, Honduras y El Salvador. La Agencia de la ONU para los Refugiados señala que estos tres países han «experimentado una dramática escalada en el crimen organizado por parte de las pandillas» que han convertido partes de dichas naciones en «algunos de los lugares más peligrosos de la tierra. Escuchamos repetidamente de personas que solicitan protección de refugiados, incluso de un número cada vez mayor de niños y niñas, que huyen del reclutamiento forzado en bandas criminales armadas y de las amenazas de muerte», según declaró la ONU.[viii]

Por ende, a medida que ha aumentado el número de migrantes que solicitan asilo por «temor creíble», también se ha incrementado el número de personas detenidas en la frontera México–Estados Unidos. En mayo de 2019, 144,278 personas fueron detenidas o se les negó la entrada mientras trataban de cruzar la frontera, en comparación con 51,862 en el mismo mes del año anterior.[ix]

Además, a inicios del presente año, una encuesta de la ONU reveló una vez más que muchos migrantes huían de la violencia: el 68.3% dijo que habían tenido que cambiar de vivienda debido a incidentes relacionados con la violencia o la inseguridad en los 12 meses anteriores. Pero, asimismo, el 68% señaló que estaban migrando en busca de mejores oportunidades laborales, mientras que el 12% lo hacía en busca de oportunidades de educación.[x]

Los países de América Central se encuentran entre los más pobres del mundo, según el Banco Mundial, cerca del 60% de la población de Honduras vive en la pobreza y en las zonas rurales, aproximadamente, una de cada cinco personas vive con menos de 1.90 dólares al día. Por su parte, alrededor del 59% de la población de Guatemala subsiste en la pobreza, mientras que, en El Salvador, la proporción es del 31%.

La Bestia Trump ha condenado, repetidamente, a los inmigrantes económicos, con el falso argumento de que «nos están quitando nuestros trabajos en las fábricas, nos están quitando nuestro dinero», falacia que sus millones de acólitos creen sin dudar. Sin embargo, muchos estudios apuntan a que la inmigración produce ganancias netas para la economía de EUA, aunque aquellos que entran a los Estados Unidos para mejorar su calidad de vida no son considerados como refugiados.

Otro factor que debemos tener en cuenta, y que va agravándose año con año, es el cambio climático. Con economías que dependen en gran medida de la agricultura, los países centroamericanos son particularmente vulnerables a las variaciones del clima. Algunos informes recientes han reconocido el papel que el cambio climático ya está desempeñando en el desplazamiento de los habitantes de América Central, incluso un informe del Banco Mundial de 2018 señalaba que el número de personas desplazadas debido al cambio climático, en América Latina, podría aumentar a 2.1 millones para el 2050.[xi]

Ante este panorama sumamente complejo, y en vista de la falta de voluntad de la administración Trump para lograr una salida humanitaria a la crisis actual, vuelve a surgir la pregunta que ha desnudado la brutalidad de la actual política migratoria de EUA: ¿es legal separar a las familias y retener a los niños en condiciones inhumanas? Aparentemente, la política de apartar familias en la frontera —una decisión de Trump, a pesar de sus afirmaciones de lo contrario—[xii] terminó después de las protestas iniciales en 2018, con la firma de una orden ejecutiva por parte del presidente, al tiempo que un juez ordenó, por separado, que se pusiera fin a dicha práctica.

Sin embargo, las autoridades fronterizas continúan separando a algunas familias. El New York Times ha informado que 700 familias han sido separadas en el último año a través de varias «lagunas» en la legislación respectiva: cuando los padres tienen una condena penal o padecen una enfermedad, o cuando es una tía, un tío o un hermano el que acompaña al niño. Además, ciertos padres pueden ser menores de 18 años y, asimismo, terminar detenidos. Por otra parte, existe un importante debate sobre las condiciones en las que se mantiene a los migrantes, lo que también se debe a la falta de claridad en la ley.

De hecho, una decisión judicial de 1997, conocida como el Acuerdo de Arreglo de Flores, establece un estándar que el gobierno de los Estados Unidos debe seguir cuando se refiere al tratamiento de los niños migrantes. Pero el Departamento de Justicia ha buscado enmendar tal acuerdo para permitirle retener a los niños por más tiempo, por ello ha cuestionado las interpretaciones de la decisión de la corte en 1997, especialmente cuando un abogado del gobierno argumentó, en junio de 2018, la aberración jurídica de que la orden no especifica que a los niños detenidos se les debe dar duchas, jabón o cepillos de dientes.

Y mientras los niños migrantes sigan separados de sus familias, es probable que continúen los escollos legales para los defensores de derechos humanos en EUA. Por si fuera poco, aparte de las lagunas y las disputas legales, la simple burocracia también parece ser un problema. La ley prevé que los niños migrantes no acompañados permanezcan detenidos sólo durante 72 horas. Sin embargo, varios informes indican que muchos de ellos permanecen en centros de detención —muchas veces en condiciones miserables e inhumanas, como hemos visto— durante más tiempo, bajo el pretexto que los organismos gubernamentales luchan por procesar al gran número de personas que se encuentran arrestadas en la frontera. «Los agentes están trabajando duro para tratar de arreglar esto, pero es una lucha diaria con la cantidad de gente con la que nos encontramos», apuntó un funcionario de inmigración al Washington Post, en mayo de 2019.[xiii]

Notas de referencia:

[i] https://www.eluniversal.com.mx/mundo/detectan-inusual-cifra-de-deportaciones-de-eu-mexico-previo-redadas

[ii] https://www.theguardian.com/us-news/2019/jul/13/pence-visits-caged-unwashed-overcrowded-migrants-tough-stuff

[iii] https://www.nytimes.com/interactive/2019/07/06/us/migrants-border-patrol-clint.html

[iv] https://www.bbc.com/news/world-us-canada-43950753

[v] http://www.tropicozacatecas.com/2018/10/21/axis-mundi-eu-y-la-migracion-centroamericana-la-serpiente-se-devora-a-si-misma/

[vi] https://dataunodc.un.org/crime/intentional-homicide-victims

[vii] https://www.uscis.gov/sites/default/files/USCIS/Outreach/PED_CFandRFstats09302018.pdf

[viii] https://www.unrefugees.org/emergencies/central-america/

[ix] https://www.cbp.gov/newsroom/stats/sw-border-migration

[x] https://reliefweb.int/report/mexico/iom-monitors-new-caravans-central-american-migrants-mexico

[xi] http://documents.worldbank.org/curated/en/983921522304806221/pdf/124724-BRI-PUBLIC-NEWSERIES-Groundswell-note-PN3.pdf

[xii] https://www.bbc.com/news/world-us-canada-44303556

[xiii] https://www.washingtonpost.com/immigration/hundreds-of-minors-held-at-us-border-facilities-are-there-beyond-legal-time-limits/2019/05/30/381cf6da-8235-11e9-bce7-40b4105f7ca0_story.html?noredirect=on&utm_term=.557f4237d790

Carlos Hinojosa*

*Escritor y docente zacatecano

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
Anterior Explota José Narro contra el Gobierno de López Obrador
Siguiente Encabeza Ulises Mejía reforestación en el Cerro del Padre