Tostadas El pirata, un sabor tradicional en Jerez


La entrada norte de Jerez está cargada de simbolismo.

Sobre la avenida Suave Patria pueden encontrarse, al paso, tres imágenes en cantera: la virgen de la Soledad, un sombrero charro, una escultura de Ramón López Velarde… y en el camellón, una pequeña columna que tiene pintado un compás sobre una escuadra.

Esos elementos iconográficos de este bello Pueblo Mágico comparten escenario con un triciclo amarillo, sobre el que se venden cueritos y tostadas con salsa casera picante.

Desde hace 44 años, la venta de cueritos y tostadas en Jerez constituyen un punto esencial del perfil cultural de este pueblo, mismo que además contempla la tambora que resuena en sus calles, las famosas arracadas de plata, la ornamentación de sus edificios y la belleza física de sus mujeres.

 

Con eso y la voluntad de Dios

La presencia del sol y los 25 grados centígrados que se sienten en el ambiente, motivan a los jerezanos a salir a las calles, algunos a realizar sus compras al tianguis, otros a presenciar el desfile del carnaval y unos más a comer tostadas y cueritos.

Martín da un sorbo a su cerveza mientras espera, sentado en un banco de plástico, a ser atendido en un puesto de cueritos y tostadas que se encuentra sobre la avenida Suave Patria.

En cuestión de segundos, se aparece ante sus ojos semejante manjar que pidió: una tostada de trompa de cerdo curtida, bañada en salsa roja y acompañada de una mitad de limón.

Los ojos de este hombre de 53 años se tornan más expresivos al ver ese suculento alimento. Toma el plato con su mano derecha y le vuelve a dar un sorbo a su cerveza: “con esto y la voluntad de Dios, ¿pa’ qué quiero más?”, dice antes de hundirle el diente a esa tostada.

Él, como varios jerezanos y visitantes de este Pueblo Mágico, acuden a las tostadas y cueritos Meños, mejor conocidas por los lugareños como “El pirata”, en virtud de que están afuera de una tienda de abarrotes que se llama así.

Desde que este puesto entró en funciones, en el año 2001, don Martín es un cliente fiel al sabor y al sazón de estos cueritos y tostadas.

“Aquí hay varios tostaderos. Vaya al Centro y verá que está lleno.  Nosotros, los que somos de Jerez, ya tenemos identificados los puntos donde venden mejor, pero los que vienen de fuera terminan comiendo el jardín, con cueritos o tostadas que no están muy buenos”, refiere mientras absorbe aire para bajarse lo enchilado.

 

El secreto está en la salsa

La historia de las tostadas de Meño está ligada al momento en el que don Manuel Sandoval dejó de trabajar en una fábrica de mosaico, hace 18 años, cuando dejó el oficio al tener un problema de salud.

La imposibilidad de ofrecer, nuevamente, su fuerza de trabajo, le motivó a dedicarse a un oficio más relajante. Optó por retomar una actividad que realizó a sus 9 años, cuando ayudaba a vender tostadas y cueritos a don Nicolás, el iniciador de esta tradición en Jerez.

Las tostadas El pirata es uno de los 35 puntos establecidos en el Pueblo Mágico de Jerez, en los que diariamente se ofrecen tostadas y cueritos con trompa y cuero de cerdo.

Sus productos son elaborados diariamente. En su domicilio tiene una freidora, en la que prepara las tostadas y también tiene cazos, en donde fríe las tiras de sancocho, mejor conocido como “cueritos”.

Don Manuel tiene 51 años. Desde que inició la venta de tostadas y cueritos ha sido ayudado por su hijo, Antonio. Ambos han desarrollado la habilidad de atender hasta 20 personas que simultáneamente demandan de su producto.

En días buenos, se llegan a vender hasta 1 mil 500 tostadas y 13 tiras de sancocho, cada una con un rendimiento en promedio de 35 cueritos.

Los jerezanos y quienes visitan este lugar coinciden en que el secreto culinario de este puesto no está en la cantidad de ajo y orégano con la que se curte la trompa y el cuerito de cerdo, sino en la salsa roja a base de tomate.

Algunos visitan las tostadas de Pepito, famosas por tener cerca de 35 años de venta en Jerez; otros van a comer con el Foxy, porque al cuero y a la trompa le agrega trozos de pepino; unos más van con Juan Lumbre, un apodo que se ganó por tener la salsa más picosa de este Pueblo Mágico…

Si quiere probar el sabor tradicional de las tostadas y cueritos de Jerez, las tostadas de El Pirata sin duda representan una opción que además seducirá a su paladar.

 

José Cordova / Tropicozacatecas.com

Fotos: José Córdova

SÍGUENOS EN FACEBOOK:

TRÓPICO DE CÁNCER NOTICIAS

 

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
  • 115
    Compartido
Anterior Fresnillo, sede de concurso de bandas de guerra
Siguiente Luce Jerez con su tradicional Desfile de Carnaval 2020