Postcréditos: Mensaje en una botella


El profesor está dando la clase. Se podría decir que la suya es una materia optativa, aunque es difícil de creer, dado el número de estudiantes que han atendido a sus lecciones: más de 30 mil. Y, hay que decirlo, si alguien viera el plan de estudios se quedaría con más de una preocupación acerca de la clase, y el profesor, en cuestión. Hay temas que parecen ir acordes a la materia, como “color”, “enfoque”, “movimiento y bloqueo”; pero también hay días en que el profesor decide hablar sobre poesía, amor, libertad y el campo de refugiados en la isla de Lesbos, Grecia.

De repente suena la sirena de una ambulancia. El profesor hace notar que esto podría ser algo recurrente, y lo es; antes de que termine la materia, escucharemos varias ambulancias interrumpir la clase. Ninguno de los estudiantes dice algo al respecto. Los comentarios fueron deshabilitados.

El sábado 21 de marzo de este fatídico año, el cineasta y crítico de cine, Mark Cousins subió a la plataforma de Vimeo un video de más de dos horas de duración titulado 40 Días para aprender Cine (40 Days to Learn Film, 2020). Ahora bien, contrario al contenido que uno podría esperar de un video así, hay que tomar en cuenta el estilo y los temas que caracterizan a Mark Cousins como uno de los más grandes cinéfilos de nuestros tiempos.

En 2011, él estrenó su épico documental de 15 horas, titulado La Historia del Cine: Una Odisea (The Story of Film: An Odyssey, 2011). Desde el primer capítulo de ése documental, él advierte que su repaso histórico de la cinematografía mundial será precisamente eso, un estudio minucioso sobre las tendencias y movimientos que surgieron y moldearon al séptimo arte desde todos los rincones del mundo.

Hasta entonces, casi todos los análisis y estudios académicos sobre la historia del Cine habían cometido el pecado del colonialismo occidental, el cual privilegia la cultura proveniente de las potencias globales, mientras que ignora las contribuciones culturales de los países del Tercer Mundo. Por su parte, Cousins no sólo incluye las aportaciones del cine asiático, de Latinoamérica, África y el Medio Oriente; también los involucra como agentes activos en la transformación y el desarrollo del séptimo arte.

Con una facilidad propia de quien conoce a fondo el tema en cuestión, Cousins (quien también funge como narrador) navega entre países, culturas, décadas, directores y películas, para encontrar las más extrañas conexiones y forjar así una historia unificada. Tres planos cerrados de burbujas en una cerveza, un café y agua con una pastilla efervescente, le sirven para ligar la carrera de Carol Reed, Jean Luc Godard y Martin Scorsese, generando así una ilusión de continuidad y evolución en la trayectoria del cine mundial.

Este documental ha sido transmitido, aquí en México, en varias ocasiones por el Canal 22, con la participación del actor Julio Bracho como narrador, y ha logrado un considerable impacto entre la comunidad cinéfila, por su erudición, sencillez y su contagiosa pasión hacia el tema.

Mark Cousins, al igual que una gran parte de los habitantes de este planeta, en estos momentos se encuentra acatando las medidas de distanciamiento social dentro de su hogar en Edimburgo, Escocia. Durante este aislamiento colectivo, decidió aprovechar algunos días para armar un curso intensivo sobre cine y compartirlo.

En este momento creo que hay que ser claros y francos. El video es todo lo que esperarían de un esfuerzo precipitado y con objetivos vagos. No sólo parece una presentación de PowerPoint, lo es. La dinámica de todo el video es una narración continua de Cousins a lo largo de cientos de diapositivas con imágenes, fotos, frames, pinturas y algunos clips de audio y video; algo similar a su documental previo, pero utilizando los recursos libres de derechos de autor que le quedan al alcance de una búsqueda rápida en Google.

Asimismo, como lo comenté al inicio y como el mismo Cousins aclara al comienzo del video: esto no se trata de una clase formal de cine. No se abordan cuestiones técnicas como el tipo de tomas o movimientos de cámara; sus lecciones tampoco abarcan los clásicos temas vistos en escuelas de cine (movimientos fílmicos, grandes realizadores, teoría y crítica del lenguaje cinematográfico, etc). No, lo que pretende Mark Cousins con su video, y aplica en general para toda su obra, es avivar la pasión de la gente por el séptimo arte. Los temas del video son variados y dispersos, porque él pretende enseñar a su audiencia a encontrar esos conceptos dentro de las películas, y descubrir como las y los realizadores utilizan el medio del cine para plasmar estas ideas. Y, de paso, también aprender a encontrar estas ideas en nuestra fracturada realidad.

Durante varias partes del video, la narración es interrumpida por el sonido de las sirenas de ambulancias que pasan cerca de su hogar. La realidad se asoma y nos recuerda las circunstancias en los que todos nos encontramos. Pero Mark continúa y existe algo interesante en seguir escuchando la voz de un escocés hablar sobre su tema favorito en medio de esta pandemia: estamos en esto juntos.

This too shall pass, es cierto, pero debemos entender que el mundo al que regresaremos no será el mismo que dejamos atrás. Y el peor error que podemos cometer es tratar de regresar a la normalidad. Cuando por fin salgamos de esta caverna sanitizada, ¿con qué ojos veremos a este nuevo mundo?

 

Escrito por Heikan

Conoce más sobre el autor y Combo 4 en sus redes sociales:

Twitter: @Heikan

Instagram: @Heikandezac

Facebook: Combo 4

VimeoHeikan

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
  • 20
    Compartido
Anterior Registra Zacatecas primer paciente libre de coronavirus
Siguiente Axis Mundi: OVNIS y «Proyecto Libro Azul»