Axis Mundi: En busca del Multiverso


«Mientras tanto, y en otras partes, hay un número infinito de otros universos, cada uno con su propio dios soñando el sueño cósmico», Carl Sagan

 

Como bien saben nuestros lectores, la teoría del Multiverso ha ganado popularidad últimamente, sobre todo en la semana pasada, cuando causó conmoción el polémico anuncio de que la NASA había encontrado indicios de un universo paralelo donde el tiempo avanza en sentido contrario al nuestro.[i] Sin embargo, aunque tal afirmación ha sido cuestionada por los investigadores y diversos medios,[ii] la teoría del Multiverso en realidad tiene bases científicas, además, es un tema que ha sido abordado, con gran acierto, por la literatura y diversas manifestaciones culturales, desde Borges y Michael Moorcock hasta los cómics de DC y Marvel, pasando por el Doctor Who y Rick & Morty.

Pero, ¿qué es el Multiverso? Tal vez sea algo parecido a lo que menciona el Doctor Strange, en su filme de 2016: «¿Y si el tejido de la realidad no fuera más que un único hilo de algo mucho más grande?». Quizás podríamos decir que, hasta el momento, el Multiverso existe fuera de nuestra actual comprensión científica de la realidad.

Por su parte, la física teórica sugiere que un Multiverso es una agrupación hipotética de múltiples universos, lo cual significa que nuestro Universo podría ser sólo un diminuto componente en un Multiverso mucho más grande donde están contenidos muchos, posiblemente infinitos, universos. Aunque debemos señalar que no todos los científicos están de acuerdo en que el Multiverso pueda existir, o que valga la pena explorarlo. En este aspecto, existe una diversidad de teorías, cada una de las cuales puede ayudar a explicar ciertas anomalías en nuestro Universo, pero también podría cuestionar algunas cosas que consideramos como explicadas por la ciencia.

Por ejemplo, tomemos el caso de la Teoría de la Inflación Cósmica Eterna, la cual comienza con el Big Bang y sugiere que, a medida que nuestro Universo se expandió en su existencia, lo hizo rápidamente en un inicio, y luego se desaceleró como cuando se infla un globo. Esta rápida expansión creó nuestro Universo, pero también a otros en un vasto Multiverso parecido a una burbuja. Mientras que algunas partes del Universo detuvieron su rápida expansión «inflacionaria» y «brotaron» para convertirse en un espacio normal como el que conocemos, otras partes del cosmos han continuado «inflándose», incluso ahora. Esas porciones infladas siguen generando nuevos universos burbuja en un proceso que nunca se detendrá, con incontables billones de nuevos universos brotando cada segundo.

Algunas de las burbujas de este modelo del Multiverso siguen con altas temperaturas, expandiéndose rápidamente, mientras que otras, como nuestro propio Universo, se han enfriado y disminuido su velocidad de expansión para permitir la formación de estrellas, planetas, galaxias, etcétera. Además, las leyes de la física que conocemos y entendemos en nuestro propio Universo pueden no ser aplicables a otros universos, incluso es posible que difieran de burbuja en burbuja.

Mientras que los científicos no han llegado a desarrollar un experimento tangible para probar esta teoría, para algunos, la uniformidad de nuestro Universo puede dar esperanza en lograr visualizar más allá de los límites conocidos del cosmos. En este caso, la Radiación Cósmica de Microondas de Fondo (CMBR, Cosmic Microwave Background Radiation), que se considera un remanente del Big Bang, ha sido medida con precisión a través de nuestro Universo conocido. Por ende, se pueden hacer dos observaciones relevantes a partir de dichas mediciones:

1.) La sorprendente uniformidad en los valores de temperatura, que sugiere que nuestro Universo posee la misma temperatura de un extremo al otro.

2.) Dondequiera que miremos, la CMBR muestra signos de pequeñas fluctuaciones, las cuales tienen las propiedades exactas que esperaríamos observar en las fluctuaciones que se produjeron por la inflación rápida.

Por otra parte, nuestros lectores tal vez hayan oído hablar del Experimento del Gato de Schrödinger, un animal indeciso que vive en una caja cerrada, en la cual, el felino puede acceder a dos compartimientos, uno con comida y otro con veneno. El acto de abrir la caja nos permite seguir una de las posibles historias futuras de nuestro gato, incluyendo una en la que está vivo y muerto al mismo tiempo. La razón por la que esto último parece imposible es, simplemente, porque nuestra intuición humana no está familiarizada con dicho estado.

Pero se trata de algo totalmente posible según las extrañas reglas de la mecánica cuántica. La razón por la que lo anterior puede suceder es porque el espacio de posibilidades en la mecánica cuántica es enorme. Matemáticamente, un estado de mecánica cuántica es una suma (o superposición) de todos los estados posibles: en el caso del Gato de Schrödinger, el felino es la superposición de los estados «muerto» y «vivo».

Pero, ¿cómo interpretamos lo planteado para que tenga algún sentido práctico? Una forma popular es pensar en todas estas posibilidades como dispositivos de comprobación, de modo que el único estado felino «objetivamente verdadero» es el que observamos. Sin embargo, también se puede optar por aceptar que todas las posibilidades son verdaderas, y que son manifestaciones presentes en diferentes universos de un Multiverso.

En otro aspecto de la problemática que nos ocupa, tenemos a la teoría de cuerdas, una de las más prometedoras para poder unificar la mecánica cuántica y la relatividad de Einstein, lo cual, hasta ahora, es notoriamente complicado porque la fuerza gravitatoria es tan difícil de describir en pequeñas escalas, como las de los átomos y las partículas subatómicas, que son el ámbito de la mecánica cuántica. Pero la teoría de cuerdas, que afirma que las partículas fundamentales están formadas por cuerdas unidimensionales, puede describir todas las fuerzas conocidas de la naturaleza a la vez: la gravedad, el electromagnetismo y las fuerzas nucleares.

Sin embargo, para que la teoría de cuerdas funcione matemáticamente, requiere al menos diez dimensiones físicas. Dado que sólo podemos observar cuatro dimensiones: altura, anchura, profundidad (todas espaciales) y tiempo, las dimensiones adicionales de la teoría de cuerdas deben, por lo tanto, estar ocultas de alguna manera si se quiere que sus planteamientos sean correctos. Para poder utilizar dicha teoría en la explicación de los fenómenos físicos que observamos, dichas dimensiones adicionales tienen que ser «compactadas» y estar contraídas de tal manera que resultan demasiado pequeñas para ser percibidas. Por tanto, tal vez por cada manifestación de nuestras cuatro grandes dimensiones, existen otras seis extra, indistinguibles.

Un problema, o una característica, de la teoría de cuerdas es que hay muchas maneras de hacer dicha compactación, se habla de 10,500 formas en que ello podría ocurrir. Cada una de estas compactaciones dará lugar a un universo con diferentes leyes físicas, como diversas masas de electrones y diferentes constantes de gravedad. Sin embargo, también hay vigorosas objeciones a la metodología de la compactación, por lo que la cuestión no está del todo resuelta.

Pero teniendo en cuenta lo anterior, la pregunta obvia es: ¿en cuál de esos universos de posibilidades vivimos? La teoría de cuerdas en sí misma no proporciona un mecanismo para predecirlo, lo que nos mete en un callejón sin salida, ya que no podemos comprobarla. Pero, afortunadamente, una idea de nuestro estudio de la cosmología del universo temprano ha convertido este inconveniente en una característica, ya que los universos–burbuja de la Teoría de la Inflación Cósmica Eterna podrían poseer, cada uno, diferentes formas de compactar las dimensiones adicionales de la teoría de cuerdas.

A este respecto, los universos pronosticados por la teoría de cuerdas y la inflación cósmica eterna existen en el mismo espacio físico (a diferencia de los muchos universos de la mecánica cuántica, que lo hacen en un espacio matemático), por tanto, podrían superponerse o colisionar.[iii] De hecho, inevitablemente terminarán por colisionar, dejando posibles signaturas en el cosmos que podemos tratar de buscar, como se manejó, un tanto erróneamente, por la prensa mundial respecto al citado hallazgo, en la Antártida, sobre la presencia de partículas procedentes de otro universo en el nuestro.[iv]

Los detalles exactos de las signaturas dependen de los modelos expuestos, desde los puntos fríos o calientes en la CMBR, hasta los vacíos anómalos en la distribución de las galaxias.[v] Sin embargo, como las colisiones con otros universos deberían ocurrir en una dirección particular, una expectativa general es que cualquier signatura romperá la uniformidad de nuestro Universo observable.

Tales signaturas, como hemos visto, están siendo perseguidas activamente por los científicos. Algunos las buscan directamente a través de huellas en la CMBR, el resplandor del Big Bang. Otros buscan indicios indirectos en las recientemente descubiertas ondas gravitacionales,[vi] que son ondulaciones en el espacio–tiempo que se manifiestan cuando pasan por objetos masivos. Dichas ondas podrían probar directamente la existencia de la Inflación Cósmica Eterna, lo que en última instancia reforzaría la validez de la teoría del Multiverso.

Aunque todos estos planteamientos juntos no establecen necesariamente un Multiverso, tampoco lo descartan. Pero, por supuesto, al final, estas y otras teorías desafían las nociones sobre nuestro Universo que, hasta ahora, considerábamos científicas y verdaderas.

 

[i] https://www.elfinanciero.com.mx/ciencia/la-nasa-hallo-un-universo-paralelo-esto-es-lo-que-sabemos

[ii] https://es.digitaltrends.com/tendencias/universo-paralelo-nasa/

[iii] https://www.iflscience.com/physics/physicist-predicts-parallel-universes-overlap-and-interact/

[iv] https://www.inverse.com/science/parallel-universe-claims

[v] https://futurism.com/new-evidence-about-cold-spot-in-space-could-support-case-for-a-multiverse

[vi] https://invdes.com.mx/ciencia-ms/ondas-gravitacionales-el-descubrimiento-de-la-decada/

 

Carlos Hinojosa*

*Escritor y docente zacatecano

Puedes compartir esta noticia en tus redes sociales.
  • 27
    Compartido
Anterior Continúan filtros sanitarios en acceso al mercado de abastos
Siguiente Registran 8 nuevos casos de coronavirus y un recuperado en la entidad